Tras dos jornadas de reuniones técnicas con el ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, y el presidente Evo Morales, en conferencia de prensa este jueves en la ciudad de Santa Cruz, el presidente de la empresa española, Repsol, Antonio Brufau, se refirió a la competitividad del gas boliviano e hizo un cálculo de reservas existentes en el país. “El gas boliviano es competitivo con el gas que pueda producir Vaca Muerta en Argentina. Lo mismo le pasa a Brasil (….). Simplemente por los hechos de la producción trasladada a reservas, nosotros contemplamos alrededor de 11 Trillones de Pies Cúbicos (TCF´s) que están en los campos actualmente en producción, evidentemente estos 11 TCF´s son reservas que técnicamente se pueden decir probadas”.

Brafau acompañado de Morales y Sánchez explicó que el gas no convencional existente en el yacimiento de Vaca Muerta de Argentina tiene costos de producción más elevados que el gas boliviano, con lo cual este último se torna “enormemente competitivo”, y remarcó que, a su criterio, Argentina necesitará “durante muchísimos años el gas boliviano porque, insisto, es un país que crece, que necesita gas, como todos los demás, para cubrir el declino de sus campos y Bolivia ahí está”.

El ejecutivo de Repsol señaló que Brasil tiene una matriz gasífera “muy baja”, una matriz de energía primaria que no supera el 11 % de gas natural, en relación a todo el consumo de energía en este país, “lo que significa que el gas (boliviano) tiene un gran futuro en Brasil. Refirió que Brasil cuenta con el proyecto gasífero en la Cuenca de Santos, que ante la alta demanda de gas en ese país no tendrá capacidad suficiente para cubrirla. “Por lo tanto, nosotros sinceramente creemos que la matriz de gas en Bolivia y sus capacidades de exportación están muy protegidas”.

Brufau afirmó que se encuentran realizando actividad hidrocarburífera en Bolivia desde hace 30 años más y que han firmado acuerdos para permanecer otros 30 años más.  “Estamos absolutamente comprometidos. Para nosotros Bolivia es una parte importante de nuestro negocio como Repsol lo vale en el mundo” y destacó la seguridad jurídica que brindan las políticas de gobierno. En este sentido, dijo que su compañía ya invirtió en Bolivia $us3.400 millones y que en los próximos cuatro años invertirán $us500 millones en exploración y desarrollo, de los cuales $us350 millones están destinados a las actividades de exploración. “Estas inversiones básicamente centradas en dos grandes exploraciones, una es Boyuy en donde en estos momentos estamos en una fase muy avanzada del pozo, estamos a una profundidad de 5.500 metros y el objetivo es encontrar de Huamampampa, que la estamos visualizando a 6.500 metros. Todavía nos queda un kilómetro importante de perforación para llegar al objetivo y saber si el pozo puede ser exitoso. También tenemos el plan de perforar Boicobo, donde hay 2 leads, 2 prospectos, uno en el norte y uno en el sur, que también pueden aportar muy buenas reservas de gas al país. De tener éxito estos descubrimientos, invertiremos en Bolivia muchísimo más”.

Repsol trabaja en Bolivia con personal de cerca de 300 personas, “casi todos ellos bolivianos con altísima calificación profesional y estamos seguros que el futuro que nos espera a nosotros en Bolivia si continuamos haciendo las cosas bien como el presidente siempre nos ha exigido pues puede ser muy bueno”.

“Para nosotros Bolivia es una parte importante de nuestro negocio, como Repsol lo vale en el mundo. No solo es un parte en términos de cantidades, sino también en términos de calidades  y de relación con el Estado, con el gobierno, de sentirnos muy cómodos con la seguridad jurídica, con todo lo que estamos haciendo, con el diálogo que siempre tenemos, que es abierto con los responsables de YPFB, con el ministerio y con el propio presidente Morales y, por lo tanto, decirles que aquí nos tienen y vamos a continuar”.

Fuente: UCOM-MH

Share

Sponsor