La temida tendinitis rotuliana o también conocida como la rodilla del saltador, es una lesión que suele presentarse de manera más frecuente de lo que te imaginas entre los corredores más acérrimos. Si después de un rato que has estado corriendo sientes un dolor en la rodilla, estado de rigidez en la misma o que la pierna te falla con frecuencia, entonces es importante que conozcas todo lo relacionado con este mal: sus causas, sus síntomas y cómo tratarlo.

¿Qué es la tendinitis rotuliana?

El funcionamiento de tus rodillas depende del trabajo de distintos elementos como lo son los huesos, los músculos y los tendones; de entre los cuales los más importantes se consideran la rótula, la tibia, el cuádriceps y su tendón y el tendón rotuliano. Éste último existe específicamente para ayudar al cuádriceps y su tendón a realizar los movimientos de extensión y flexión, los cuales son los que mayormente se repiten si eres corredor.

Cuando el tendón del cuádriceps se inflama y se presentan dolores en dicha zona al momento de realizar los movimientos anteriormente mencionados, es a lo que se le conoce como tendinitis rotuliana.

Causas de la tendinitis rotuliana

La inflamación del tendón del cuádriceps y, por ende, la tendinitis rotuliana es comúnmente resultado de la sobrecarga que le das a tus rodillas producida por los impactos fecuentes que, en este caso, expones a tus rodillas cuando corres.

Existen elementos que pueden aumentar las probabilidades de que sufras este mal como el uso del calzado inadecuado (con poca o nula amortiguación), ejecutar la técnica de forma errónea o extender las horas de entrenamiento a más de lo que puedas soportar.

Síntomas más comunes de esta lesión

Cuando sufres de la rodilla del saltador puedes llegar a sentir los siguientes síntomas:

  • Dolor cuando flexiones la rodilla.
  • Sentir las piernas débiles, que las rodillas te fallan.
  • Dolor en la zona del cuádriceps y/o pantorrilla.
  • Sentir la articulación rígida.
  • Dolor en la zona debajo de la rótula.

Cómo tratar y cómo evitar la rodilla del saltador

Toda lesión que puedas sufrir producto de la práctica deportiva siempre deberá ser diagnosticada por un personal médico capacitado. Cuando comiences a sentir alguno de los síntomas presentados en el punto anterior no debes dudar en asistir a tu médico de confianza con el fin de recibir las indicaciones pertinentes, así como el tratamiento que se considere adecuado.

La tendinitis rotuliana es una lesión que se puede presentar de hasta 5 maneras distintas. La forma más común es cuando va de estado leve a moderada para la cual existe un tratamiento sencillo con analgésicos, reposo, etc. en función de tus características y necesidades; mientras que la modalidad más grave podrá ser resuelta tan solo con cirugía.

Un elemento bastante común utilizado en el tratamiento para esta lesión con el fin de aliviar el dolor y reducir la inflamación de la rótula es la conocida banda infra rotuliana, la cual es especial para amortiguar los dolores que se presentan al correr y reducir la presión en los músculos y que se coloca justo debajo de la zona rotular.

La manera más sencilla e importante que tienes a la mano para prevenir la rodilla del saltador es que no te centres tan solo en desarrollar bien tu técnica para correr, sino que, además de eso, también debes llevar tu calentamiento de la manera adecuada y practicar distintos ejercicios para mantener tus músculos y articulaciones fuertes y sanas. Los ejercicios más recomendados son los isométricos o los que aplican tu peso corporal para ganar fuerza. También evita correr o entrenar más de la cuenta.

 

 

Share