A 365 días del trágico incendio, conflictos entre las asociaciones de comerciantes y la entidad pública municipal, hasta la fecha, impiden iniciar las gestiones para la construcción de la nueva infraestructura del mercado Campesino.

Hace un año el centro de abasto más popular de Yacuiba ardió en llamas dejando daños materiales en el 50 % de la infraestructura que cobijaba a unos 1.000 puestos de venta. Pobladores, bomberos bolivianos y argentinos lograron sofocar el fuego.

El hecho convocó la ayuda; las autoridades comprometieron su apoyo para resarcir los daños en los predios; hasta que llegó el presidente Evo Morales y, en un gesto de solidaridad, ofreció la inversión de 80 millones de bolivianos para construir en el lugar mercado moderno.

Sin embargo, a la fecha, los desacuerdos culminaron por postergar indefinidamente, sin fecha fija, el inicio de las gestiones que permitirían suscribir un convenio entre el Gobierno Autónomo Municipal de Yacuiba y la Unidad de Proyectos Especiales (UPRE).

Ayer, dirigentes de las asociaciones del Mercado Campesino, recordando el siniestro, intentaron llevar adelante una misa y bendición de los predios; no obstante, como no lograron ingresar al lugar, el hecho provocó un nuevo altercado entre sectores de comerciantes.

En conferencia, el alcalde municipal, Ramiro Vallejos, informó que los locatarios del mercado no cumplieron con los acuerdos; puesto que no enviaron la nómina de locatarios, que es uno de los requisitos indispensables para la aprobación del proyecto de construcción en la UPRE.  

De no llegar a un acuerdo con los comerciantes, la autoridad edil afirmó que los predios serán destinados a la ejecución de otro proyecto.

Share